Cindy Zanutti

♠ La Adicción al Juego ♠

with 4 comments


La adicción al juego

     El presente escrito pretende elaborar una descripción de la adicción al juego mediante la explicación de sus causas, síntomas y características. Se toma en consideración la perspectiva  terapéutica señalando los criterios de diagnostico y tratamiento. Por otro lado también se expone el contexto cultural puertorriqueño del juego de tal manera que se perciba la situación de la adicción al juego en Puerto Rico.

     Cuando hablamos de adicción al juego nos referimos al juego patológico. La adicción al juego se conoce como juego patológico, juego compulsivo o ludopatía. La palabra ludopatía proviene del latín “ludo”, que significa juego, y del griego “pathos”, que significa patología o enfermedad. A pesar de ser una enfermedad muy antigua no es sino hasta el 1975 que comienza a estudiarse siendo en 1979 que se define como juego patológico (Esmas, n.f.).

     La adicción al juego, al igual que cualquier otra dependencia, se presenta cuando una conducta habitual (placentera y deseable, inclusive saludable) se convierte en conducta anormal. Esto se mide no sólo a través de la intensidad y la frecuencia con la que se practica sino, además, con la cantidad de dinero invertida, su interferencia en la vida cotidiana y las relaciones familiares, sociales y laborales de la persona implicada (Portafolio, 2005).

Causas 

     La ludopatía es una alteración progresiva del comportamiento de la persona la cual siente una incontrolable necesidad de jugar minimizando cualquier consecuencia negativa que pueda tener su conducta. Es una enfermedad cerebral similar a otras adicciones como lo es alcoholismo y la drogadicción. Estas alteraciones involucran problemas con la región del cerebro que se asocia con los comportamientos como el comer y el sexo. Esta región del cerebro se le conoce como el “centro del placer” o vía dopaminérgica de la gratificación (Haupt, 2005). Investigaciones han evidenciado que los cambios químicos identificados en el cerebro del jugador compulsivo en acción son similares al de las personas que utilizan drogas (Klein, 2006).

El juego en Puerto Rico

     En el contexto de Puerto Rico los juegos han constituido parte esencial del diario vivir. Una de las actividades del juego de mayor antigüedad en Puerto Rico son las peleas de gallos. Existen alrededor de 125 galleras a través de todo Puerto Rico y las peleas de gallos se realizan prácticamente todos los días en la Isla.  Las carreras de caballos también son muy comunes y han sido reglamentadas por el Gobierno de Puerto Rico desde inicio del siglo XX.  En el 1910 se legalizaron las carreras de caballos en Puerto Rico, y en el 1956 las apuestas fuera del hipódromo (agencias hípicas) fueron autorizadas por ley (Lexjuris, 2006).

      En Puerto Rico los casinos representan un juego legal ya que está instituido bajo la Ley de Juegos de Azar de 1948. Podría identificarse que todos los hoteles turísticos en Puerto Rico cuentan con casinos en los cuales tanto turistas como puertorriqueños pueden jugar en maquinas tragamonedas y en juegos de mesa como el “blackjack”, póker, dados y ruleta.

     Puerto Rico también posee la lotería, establecida en 1814 por el Rey de España y oficialmente instituida en 1934 como la Lotería de Puerto Rico. Esta fue ampliada en 1989 a una modalidad electrónica conocida como Loto y Pega 3 (Lexjuris, 2006).

    También se señalan los juegos de caridad como lo es el bingo. Este fue legalizado en Puerto Rico en 1950 y solo están autorizadas a llevarlas a cabo las iglesias y organizaciones sin fines de lucro (Lexjuris, 2006).

     Según Padilla (2007) en la Isla se identifica una metástasis ludopatíca. Señala que el Comisionado de Instituciones Financieras, expresó que en juegos de mesa los puertorriqueños dejan (pierden) unos $4,000 millones de dólares. En el año 2005, los juegos de mesa en los casinos ascendieron a  $437 millones de dólares y que al sumar la actividad de las máquinas tragamonedas unos $3.5 millones se sobrepasan los $4,000 millones de dólares en juegos de azar. Las estadísticas demuestran que la gran mayoría de los jugadores son gente local. Esta cifra solo se limita a los casinos de los hoteles por lo que no incluye juegos en las máquinas repartidas en distintos negocios alrededor de la isla, la lotería, el lotto, el hipódromo, galleras, entre otras.

     Son un sin números de juegos legales los que los ciudadanos están expuestos a realizar apuestas. A esto se le añaden los juegos ilegales clandestinos de apuestas en la  calle, como lo es el juego de la “bolita” y apuestas con carreras de autos entre otros.  

 Características del adicto al juego

     Esta enfermedad afecta entre el uno y dos por ciento de los adultos siendo mayor en áreas que están a menos de 50 millas (80 km.) de un casino (Erickson, 2007). El típico jugador patológico se encuentra entre la edad de 21 a 55 años en el hombre. También afecta a adolescentes y adultos mayores de 65 años. La mujer jugadora compulsiva se identifica mayormente entre los 20 y 40 años y son afectados personas de todas clases sociales (GP, 2005).

     La vida de estas personas esta centrada en escenarios de juegos y apuestas y son varios lo juegos que pueden reunir a estas personas: carreras de caballos, de perros, mesas de juego o con tragamonedas en casinos, bingo, lotería y hasta la bolsa de valores (Esmas, n.f.). Disfrutan con la acción y la emoción que le supone el juego y suelen aumentar sus apuestas para conseguir mayor excitación. Otros juegan compulsivamente para liberar sus tensiones y ansiedad (Romeu, n.f.). El impulso de jugar es una respuesta a los estímulos que se repiten. Estos impulsos pueden ser un mal día en la oficina, una discusión con la pareja u observar la luces de neón del casino (Gengler, 2007). 

 

  La adicción la manifiestan mediante inquietud o irritación al intentar detener o controlar su juego, dependen de las apuestas para “sentirsebien”, y exigen cada vez más para obtener los mismos resultados de satisfacción (Esmas, n.f.).  Acostumbran a justificarse alegando que “suelen ganar” en el juego o que deben reparar las perdidas y que luego se verá la ganancia. En todos ellos lo más típico es que el problema se agrava con el tiempo. Tienden a mentir a familiares, amigos, médicos y psicólogos, intentando minimizar su situación de juego patológico. Esta enfermedad suele identificarse en personas con facilidad para las adicciones como lo son al trabajo, a la comida, al alcohol, etc. También pueden recaer en trastornos depresivos y en problemas adaptativos (Romeu,n.f.).

     Algunas personas se obsesionan de tal magnitud con el juego de apuestas que llegan a perder grandes cantidades de dineros y propiedades. El jugador compulsivo es manejado por un impulso incontrolable que lo hace aceptar riesgos que pueden afectar su vida.  En muchas ocasiones, el jugador tiene que recurrir a actividades ilegales o contra su propia naturaleza para obtener el dinero que escapa de sus manos. De esta forma se altera y se afecta la tranquilidad personal familiar y laboral llegando a cometer delitos (Esmas, n.f.).

     Los jugadores compulsivos poseen el índice más altos de suicidio a diferencia de cualquier otra adicción (Gengler, 2007). El juego puede llegar a ser algo tan importante en sus vidas que pierden el interés y dedicación a la alimentación, al sexo y a otras relaciones sociales.

     El comportamiento de los adictos al juego afecta a su familia ya que amenazan con los recursos económicos familiares y desatienden su trabajo. Inclusive al incurren en actividades ilegales para poder jugar o para recuperar el dinero que han perdido afecta directamente a la familia.

     El jugador compulsivo o patológico no quiere aceptar su realidad por tal motivo se escapa al mundo de los sueños que está representado por el juego. Demuestran inseguridad emocional ya que solamente se sienten conformes cuando están en acción frente a una mesa de juego (Portafolio, 2005).

     Un patrón común en el carácter de los jugadores compulsivos es que desean alcanzar todas las cosas buenas de la vida sin ningún esfuerzo. De tal manera y de forma inconsciente sienten que pueden evitar la responsabilidad de la madurez mediante el juego. El jugador compulsivo también parece tener en su interior la necesidad de ser alguien importante y ser todopoderoso (Jugadores Anónimos, n.f.).

     Los jugadores compulsivos pasan gran parte del tiempo imaginándose cosas grandes y maravillosas que harán cuando tengan ganancias. Se ven así mismos como personas filantrópicas soñando con regalar autos nuevos y otros lujos a sus familiares y amigos. Se imaginan viviendo una vida cómoda, elegante y con lujos lo cual se hará realidad mediante el juego (Jugadores Anónimos, n.f.).

     Sin embargo ninguna ganancia va a ser suficiente para realizar sus sueños. Cuando un jugador compulsivo tiene éxito en el juego, continúa jugando para alcanzar sueños más grandes. Cuando fracasan juegan aún con más desesperación y de forma irresponsable al ver que su mundo de sueños se le viene abajo (Jugadores Anónimos n.f.)

Criterios de diagnostico

     En el siglo XIX se clasificó el juego patológico, piromanía, cleptomanía y alcoholismo en las llamadas “monomanías instintivas”. Es a mediados del siglo XX cuando los manuales diagnósticos clasificaron estas categorías en trastornos de control de impulsos (Portafolio, 2005).

     En 1980 la Asociación Psiquiátrica Americana calificó al juego patológico por dinero como un desorden en el control de los impulsos (GP, 2005). La adicción al juego, se ha calificado de esta forma debido a que se encontraron similitudes en el funcionamiento e imágenes del cerebro entre los jugadores patológicos y las personas adictas a sustancias tóxicas (Esmas, n.f.). El juego patológico se considera un trastorno del control de los impulsos, en la que la persona enferma juega, de forma obsesiva, aunque con distintas connotaciones según los casos.

     Aunque según los manuales de diagnósticos el juego es un trastorno de control de impulsos para la mayoría de los profesionales y especialistas en la materia, la ludopatía es una adicción llamada “no toxica”. Hubo un tiempo que por sus similares características con el trastorno obsesivo compulsivo se pensaba que era una modalidad de este trastorno por lo que se le denominaba juego compulsivo.

      Los trastornos de control de impulsos se caracterizan por un impulso irresistible a realizar actos dañinos y se definen por tres características esenciales: fracaso en resistir el impulso, deseo o tentación de llevar a acabo algún acto que es dañino para el individuo o para los demás; sensación creciente de tensión o de activación antes de llevar a cabo el acto y experiencia de placer, gratificación o liberación (American Psychiatric Association, 2000).

     Según el DSM IV- TR, el diagnostico de ludopatía se establece cuando se cumplen las siguientes condiciones o características (American Psychiatric Association, 2000):

     Comportamiento de juego desadaptativo  persistente y recurrente, caracterizado por lo menos cinco (o más) de los siguientes síntomas:

  1. Preocupación por el juego (p.ej., preocupación por revivir experiencias pasadas de juego, compensar ventajas entre competidores o planificar la próxima aventura, o pensar formas de conseguir dinero con el que jugar).
  2. Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
  3. Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  4. Inquietud o irritabilidad cuando intenta interrumpir o detener el juego.
  5. El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para aliviar la disforia (Ej. sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad, depresión).
  6. Después de perder dinero en el juego, se vuelve otro día para intentar recuperarlo (tratando de ‘cazar’ las propias pérdidas).
  7. Se engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación con el juego.
  8. Se cometen actos ilegales, como falsificación, fraude, robo o abuso de confianza para financiar el juego.
  9. Se han arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo y oportunidades educativas o profesionales debido al juego.
  10. Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la desesperada situación financiera causada por el juego.

Tratamiento

     El tratamiento de las personas con ludopatía comienza con su propio reconocimiento del problema. Estas personas muchas veces se niegan a pensar que están enfermas o que necesitan tratamiento. La mayoría de los ludópatas inician tratamiento por presiones externas ejercidas por otros, más que por haber aceptado voluntariamente la necesidad de tratamiento (Romeu, n.f.).

     El tratamiento de las personas con éste trastorno debe incluir aspectos médicos, psicológicos y sociales. El tratamiento debe ser realizado por equipo profesional, se considera una adicción no farmacológica por lo que no se recomienda el tratamiento en grupo de personas con problemas de adicción a sustancias (Fink, 2007).

     Se recomienda realizar terapias individuales, de pareja, familia o grupo. Debe abordar no sólo los problemas de comportamiento, sino también los problemas físicos y las repercusiones en la familia, trabajo, en la vida social y problemas jurídicos y financieros.

     El tratamiento ha de contar con técnicas psicológicas que potencien el control de los impulsos y la puesta en práctica de pensamientos positivos que permitan luchar contra la adicción al juego. Se debe tomar en cuenta trabajar con las fantasías y sueños irracionales que posee el jugador compulsivo de querer ganarse el “jackpot” (Fink, 2007).

     Las opciones de tratamiento incluyen la terapia cognitivo conductual, la psicoterapia individual, terapia de pareja o familia, los grupos de autoayuda y el tratamiento farmacológico.

     La terapia cognitivo conductual esta dirigida al control del paciente sobre el juego. Esta terapia afronta el comportamiento adictivo del juego en forma directa. Recurre a otras ciencias del comportamiento para dar una explicación clara y coherente del problema, para que el paciente comprenda la magnitud de su problema.

     El paciente por medio de su experiencia comprueba cómo los sentimientos, pensamientos y conducta son irracionales y errados. El terapeuta y el paciente trabajan juntos evaluando y desarrollando soluciones a los problemas.

     Mediante la psicoterapia individual el jugador compulsivo adquiere mayor conocimiento sobre la enfermedad, el porqué y para qué necesitan jugar y cuáles serían las alternativas para el cambio. De tal manera conocerán donde y como manejar sus problemas y dificultades de la vida cotidiana y así una mejor calidad de vida para él y su entorno (Fundación colombiana juego patológico, 2005).

     La familia del jugador siempre termina involucrada en el problema, no sólo en la parte emocional, sino también en la parte económica y legal, por ende son pertinentes las terapias familiares o de pareja para poder ayudar al paciente y su familia que terminaron involucrados por el juego. El familiar está envuelto en el seguimiento del jugador compulsivo una vez éste inicie su tratamiento, manteniendo un monitoreo de las cuentas y el gasto del dinero (Gengler, 2007).

     También son muy efectivas las asociaciones de autoayuda, tipo alcohólicos anónimos, en éste caso jugadores anónimos (Gamblers Anonymous), con dinámicas de grupo encaminadas a conseguir un refuerzo social, tanto para el paciente como para sus familiares. (Zablocki, 2006).

      Los principios de abstinencia que se aplican a otros tipos de adicción, tales como la drogadicción y el alcoholismo, también pueden ser de ayuda para el tratamiento de la ludopatía. En estos grupos de autoayuda las personas con problemas de  juego comparten la experiencia, la fuerza y la esperanza de poder resolver su problema común y ayudar a otros a recuperarse del problema del juego. En los jugadores compulsivos son muchas las creencias y pensamientos irracionales y estos patrones pueden confrontarse en estos tipos de grupos de autoayuda (Zablocki, 2006). También la familia y los amigos que tienen un ser querido que es jugador patológico pueden unirse al grupo Gam-Anon.

     Se han realizado pocos estudios sobre medicamentos para el tratamiento de la ludopatía. Los resultados iniciales sugieren que los antidepresivos, los antagonistas opioides y los estabilizadores del ánimo pueden ser de ayuda para tratar los síntomas de la ludopatía. Algunos de los casos, con trastornos depresivos claros, responden de forma favorable al empleo de medicación antidepresiva (Fundación colombiana juego patológico, 2005).

     Entre los fármacos utilizados para tratar la adicción al juego se encuentran el Naltrexone (usado en tratar a pacientes alcoholicos) y el litio (para los jugadores con enfermedad bipolar) (Erickson, 2007). Los resultados de una investigación clínica evidenciaron que el medicamento Nalmefene en forma de tableta ayuda a reducir los síntomas de los jugadores compulsivos adultos (Grant, Potenza & Hollander, 2006). Por otra parte el tratamiento con Fluvoxamine también ha demostrado ser efectivo particularmente en los hombres, no así en las mujeres debido a su efecto tardío (Evans, 2002).

     Para llegar al diagnostico de ludopatía se puede utilizar la historia y la evaluación psiquiátrica. También se pueden utilizar las 20 preguntas de Gamblers Anonymous y el Lie-Bet Questionnaire (Whyte, 2005). Es necesario al momento de la evaluación tomar en consideración los niveles de ansiedad y depresión que el jugador compulsivo se encuentra experimentando (Fink, 2007).

     En muchos casos de jugadores compulsivos es necesario considerar la asesoría legal para manejar las repercusiones de sus conductas (Fundación colombiana juego patológico, 2005).

Conclusión

     El problema del jugador compulsivo, jugador patológico o ludópata ha de ser bastante sustancial tanto para el jugador, su familia y su entorno en general. La ansiedad que manifiestan tanto física como psicológica ha de repercutir en serios problemas como lo pueden ser otras dependencias o adicciones como al alcohol y a las drogas e inclusive llegar al intento de suicidio.

     En el contexto de Puerto Rico el juego ha estado presente en la cultura desde la época española. Sin embargo, el estudio de ésta enfermedad es considerablemente contemporánea. De tal manera se identifica una negación  y poco entendimiento de la enfermedad por parte del jugador como de los familiares puertorriqueños.

    Las terapias individuales, de pareja, familia o grupo son efectivas a trabajar con la adicción al juego. Los recursos de auto ayuda están disponibles como lo son Gambler Anonymous para el jugador compulsivo y Gam- Anon para familiares y amigos; sin embargo los mismos aún son escasos y poco conocidos tomando en consideración el contexto social puertorriqueño.

Referencias

American Psychiatric Association (2000). Diagnostic and statistical manual of mental disorders, (4th edition), Text revision. Washington, DC: American Psychiatrric Association.

Erickson, C. (2007). Is pathological gambling an addiction? Addiction Professional, 5(3), 12.

Esmas (n.f.). Enfermedad que pone en riesgo la calidad de vida integral, personal, familiar, laboral y social. Recuperado el 14 de julio de 2007 de http://www.esmas.com/salud/saludfamiliar/adicciones/572594.html

Evans, J. (2002). Fluvoxamine for gamblers. Clinical Psychiatry News,  30(7), 18.

Fink, P. (2007). Have you treated patients with gambling problems that would be considered pathological? what medications have you used to help these patients manage their problems? Clinical Psychiatry News, 35(2), 22.

Fundación Colombiana Juego Patológico (2005). Tratamiento. Recuperado el 21 de julio de 2007 de http://www.juego-patologico.org/tratamiento.htm

Gengler, A. (2007). The Urge to Lose Money.Money, 36(3), 33. 

GP (2005) Clinical: Helping gambling addicts. GP, 9 (9), 66. 

Grant, J., Potenza M. & Hollander, E. (2006). Nalmefene may be a potential treatment option for pathological gambling. Brown University Psychopharmacology Update, 17(6), 1-3 

Haupt. D. (2005). Ludopatía. Recuperado el 14 de Julio de 2007 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001520.htm

Jugadores Anonimos (n.f.). Programa de Recuperación. Recuperado el 21 de julio de 2007 de http://www.jugadoresanonimos.org/

Klein, M. (2006). Don’t bet on it! How does a little gambling become a big problem?. Current Health 2, a Weekly Reader publication, 32(8), 14 -19

Lexjuris (2006). Ley del Programa de Ayuda a Jugadores Compulsivos de Puerto Rico. Recuperado el 21 de julio de 2007 de

http://www.lexjuris.com/lexlex/leyes2006/lexl2006074.htm

Padilla, H. (2007, 2 de agosto). Ludopatía. Claridad.

Portafolio (2005). Cuando los juegos de azar dejan de ser diversión y se convierten en obsesión. Recuperado el 21 de julio de 2007 de http://www.portafolio.com.

Romeu, J. (n.f.) Ludopatía: Cuando jugar es enfermedad. Recuperado el 14 de julio de 2007 de http://www.drromeu.net/ludopat.htm

Whyte, K. (2005). Assessing for problem gambling pays off. Addiction Professional, 3(3), 36.

Zablocki, E. (2006). Group therapy can help pathological gamblers.Clinical Psychiatry News, 34(8), 46

Written by Cindy Zanutti

abril 4, 2010 a 5:59 AM

Publicado en Adicciones

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Cindy, Me gusta tu pagina sos Psquiatra? todo lo que se refiere a la mente me apasiona. Felicitaciones. Norma.

    Norma Zanutti

    abril 4, 2010 at 10:35 AM

    • hola soy est d psicologia y m intereso tu documento gracias

      grisel

      octubre 29, 2010 at 9:31 PM

  2. tengo a mi madre que esta en esta situacion, en los comportamientos tiene 10/10 en sintomas. lo charlas bien, mal, como fuere y no hay caso, en este pais no existen tratamientos obligatorios. se que cuando se le termine el dinero se le termina el vicio, pero perdiendo una familia.

    pablo

    marzo 21, 2011 at 11:30 PM

  3. que bueno esta esto che

    catalina

    mayo 17, 2013 at 12:02 AM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: